LOS PARQUES NATURALES

 

 

El Parque Nacional de Aigüestortes.

Situado en el corazón del Pirineo de Lleida, constituye la representación más genuina de la alta montaña.Único por la majestuosidad de sus paisajes y por la riqueza de la flora y fauna que
acoge, el parque está sembrado de abetos centenarios y bosques de pino negro, y regado por 24 lagos de montaña, donde hallan refugio la gamuza, el urogallo, la marmota y el mítico quebranta huesos.

Las mejores excursiones para iniciarse en el conocimiento del parque son el Camí dels Enamorats, la Roca de la Cremada, el Estany Llong, el paseo por el lago de Sant Maurici por el mirador y Amitges. En el Parque Nacional de Aigüestortes pueden observarse fenómenos glaciales como los valles en forma de U y los lagos. El paisaje incluyo prados alpinos y canchales, y las paredes más bajas de la zona eatán cubiertas por bosques de abetos y pinos. Algunas de las cimas del parque poseen altidudes cercanas a los 3.000 metros.

Parque Nacional Cadí - Moixeró.

Buitres y águilas reales contemplan al viajero en las más de 40.000 ha del parque más grande de Catalunya. El silencio parece proteger a los quizás últimos ejemplares de gallo silvestre y tritón de los Pirineos que se aferran a este inmenso monumento natural, combinación de bosque, macizo y roca. Naturaleza en estado puro. Situado en el Prepirineo, es particularmente impresionante la sierra del Cadí, el macizo del Pedraforca, y las extensiones de forraje del Puigllançada.

Desfiladero de Mont-Rebei.

Pasillo natural fronterizo entre Catalunya y Aragón, nos permite atravesar la cordillera prepirenaica del Montsec, entre espectaculares paisajes de una gran belleza. Hay que destacar que el desfiladero de Mont-rebei es una reserva privilegiadada de aves. Llegados al principio de la garganta, se abre a nuestros ojos la excepcional visión de una senda excavada en la roca y suspendida treinta metros.
Val d'Aran y otros tesoros. Una vez en la Vall d'Aran, el visitante entra en otro mundo: un idioma propio, el contraste de colores, la extraña forma de las casas....Su influencia atlántica recuerda a la vertiente francesa.


Los extensos parajes naturales acompañan a sus pueblos, que se vigilan unos a otros desde los campanarios. En un marco de piedra, nieve y cielo, no podían faltar los lagos, punto de encuentro entre la roca y los paisajes de abetos.
Entre todos los demás paisajes naturales que encontramos en las tierras de Lleida, hay que subrayar la sierra de Boumort, los valles de Áneu y la Vall de Lord en el Solsonés, que nos muestran su naturaleza más espectacular.

 

 

Hotel Kipps  Ctra  Tarragona Km 91 25310 Agramunt - Lleida. Telf 973 390 825 - 826 Fax 973 390 573 Apdo de Correos 27